En este momento estás viendo Cómo sacar partido al Legal Design, aunque seas abogado.

Cómo sacar partido al Legal Design, aunque seas abogado.

  • Categoría de la entrada:Noticias

Una cosa que suele pasar mucho es que haces un curso, y luego te quedas con cara de ¿y ahora qué? ¿Cómo puedo sacar partido al legal design?

No, no es una tontería, cuando estás en el curso, estás muy arriba, porque estás aprendiendo, estás con los compañeros, todos en la misma onda, casi siempre haciendo la ola.

Aprender a hacer Design Thinking es muy divertido.

El problema viene luego, sacar partido al legal design a veces parece una tarea rara ¿Por dónde empiezo? ¿Qué hago? ¿Esto cómo lo uso?

Muchos de los compañeros con los que hice el curso son abogados y han usado el legal design thinking para… ¿nada?

El problema principal: ¿Por dónde empiezo?

Yo suelo decir que por uno mismo.

Verás.

Cuando haces un curso de Legal Design Thinking, tienes muchas herramientas para darle sentido a tus procesos y revisar tus servicios (service design).

Ese análisis puede ayudarte a ahorrar tiempo.

Suena bien ¿verdad?

También te sirve para conocer a tu cliente ideal, para poder empatizar con él y ¿por qué no? Atraerlo mejor. (Si aprendes algo de copywriting ya lo petas, en cuanto a la atracción de clientes)

Así, además, tienes filtros que te ayuden mejor.

¿Cómo sacar partido al legal design DE VERDAD?

En análisis de uno mismo es la primera parte, pero una vez entiendes el desarrollo del servicio, el desarrollo de contratos, el desarrollo de…

¡Lo que sea!

Cuando hables con tu cliente le podrás aportar mucho más valor, porque no te quedarás en ese punto técnico jurídico, un legal designer es un innovador compulsivo.

No lo olvides.

Y como innovador compulsivo, cuando su cliente le diga su planes podrá crear con él, podrás darle alternativas cuando tu cliente se encuentre con una pared jurídica.

Poder hablar con alguien que sabe de nuestro ordenamiento jurídico, pero, además, es un creador, un innovador.

No tiene precio.

Entonces tú podrás subir los precios y dedicarte a los clientes que quieras.

Lo digo muy en serio. A los que quieras.

Costará al principio, como todo, porque tienes que mostrar lo que haces, tendrás que contagiarlos, pero se puede llegar.

El P.D. que te cuenta lo que he estado haciendo.

Bueno, como te habrás imaginado, he estado liada.

Mucho.

He tenido una cantidad ingente de contratos que diseñar y escribir en tiempo récord.

Dibujando algo secreto pero que necesita mucho tiempo.

Diseñando el logo de un proyecto de unos amigos que espero que conquiste todas las lunas del sistema solar.

Y esta semana empiezo a diseñar las guías para la Oficina de Software libre de Galicia, que gracias a la colaboración de Nolegaltech con Icarto, tenemos la oportunidad de meterle mano al software libre en una administración pública.

El P.D. que te cuenta un efecto secundario de sacar partido al Legal Design.

Aplicando estas técnicas me dedico, única y exclusivamente, a un perfil de cliente, así, me he ahorrado un par de clientes que ya se veían un poco rana.

(Por ejemplo, les interesa sólo el precio aunque le estén fastidiando sus derechos de autor, no lo olvides, el precio es solo un factor más)

Además, me siento bastante más realizada, profesionalmente hablando, por el alto nivel técnico, por la especialización y porque conectamos tan bien con el cliente que el trabajo es muy ameno.

Ya alcanzamos el sumún de la totalidad, con la cantidad de cumplidos y mensajes positivos que obtengo con cada entrega.

Desde un «me gusta», a un «me encanta», desde un «es tan maravilloso hablar contigo» hasta un «como me alegra haberte encontrado».

Y cuando me dicen todo esto, sólo quiero compartirlo contigo, para decirte que sólo deseo que te sientas igual y que ahí fuera están esos casos que te harán sentir realizado y esos clientes que estarán encantados contigo.

Sólo recuerda: cuando no encuentres puertas abre ventanas.

Feliz inicio de junio y a por todas.