En este momento estás viendo Reunión con un cliente: un truco definitivo

Reunión con un cliente: un truco definitivo

  • Categoría de la entrada:Noticias

En alguna otra ocasión te di un truco para reuniones internas pero aún no te he hablado sobre cómo preparar una reunión con un cliente. Pues ya está, vamos allá.

Sucede que tener una reunión con un cliente da dolor de estómago a más de uno.

Últimamente me da más sensación de anticipación y de emoción, porque le he cogido el gusto a esto de hablar con personas nuevas y conocerlas y luego mantener el contacto para ayudarles con sus problemas.

Para el dolor de estómago: información.

Tengo este amigo, de cuando en cuando te hablo de él en este blog, una vez me dijo «nunca vayas a un sitio sin saber quién irá y qué es lo que hace»

Pues le preguntas a san google, así te reduce la sensación de anticipación y el nerviosismo.

Rebaja esa pregunta típica de ¿Y si me pregunta algo que no sé?

Y ya que estamos con esa pregunta, si hay algo que no sabes, lo dices, mi profesora de gestión tributaria solía decir a sus clientes «es muy interesante la cuestión que me planteas, permíteme que la aclare y vuelvo a ti en cuanto sepa algo».

Y ya.

Somos humanos, hay algunas cosas que no sabemos porque aun no nos lo habían preguntado.

La incertidumbre existe, pero, de todas formas ¿ a quién le gusta la monotonía?

Reunión con un cliente: habilidades que necesitarás.

Las habilidades de comunicación son un pilar fundamental para un abogado.

Es así.

¿Qué le vamos a hacer?

Es importante comunicar que has entendido el dolor del cliente, al igual que es vital saber comunicar la solución al reto.

Hay que saber comunicar las fortalezas y las debilidades del caso, hasta donde llega tu actuación, qué depende de ti y qué no.

Así le darás una imagen clara, transparente y sólida al cliente.

Hay veces que el cliente quiere que le escuchen y que les tomes de la mano y les diga «va a ir lo mejor posible, porque haremos lo mejor posible», o simplemente quiere que le escuchen porque necesita esa atención.

La habilidad de comunicación se junta con la habilidad de gestionar emociones y expectativas, es importante ser claro y ser sincero para que el cliente no se te suba a la chepa.

Entonces, el discurrir de la reunión con un cliente.

Reunión con un cliente: la receta definitiva.

Una vez tienes un mínimo de preparación y unas habilidades (básicas) de comunicación y gestión de emociones.

Entra a esa reunión, y sonríe.

Nos alegramos de verte cliente o futuro cliente.

Presentación, escuchas sus nombres, te los quedas a fuego en la mente.

Les dices el tiempo del que dispones para ellos (porque aquí cuidamos mucho el tiempo propio y de los demás).

Y ahora lo importante de verdad:

Escucha.

Calla y escucha.

Toma alguna nota, repite la información para pedir confirmación, llámales por su nombre para que sepan que les estás prestando atención.

En esta sala no hay prejuicios, no hay presiones, es un espacio seguro para buscar soluciones.

Centra la conversación, no se vaya a ir por las ramas.

Sigues escuchando hasta que te de la palabra, hasta que te pregunte algo, hasta que te pida tu visión.

Entonces resumes el problema y le das la solución que entiendes.

O lo que sucede.

O directamente que te encantaría ayudarle pero no es tu campo así que lo derivarás a un compañero que sabe muy bien de este tema.

La cuestión principal es que es un trabajo de equipo, construye sobre lo que te dice el cliente. Valora sus conocimientos, hazle sentir que está en el centro.

Intercambias pareceres y para cerrar resumes las acciones que tendremos que llevar a cabo en el futuro próximo. Sonríes y te despides.

¿A que es sencillo?

No era un gran secreto, pero de cuando en cuando, alguien tiene su primera reunión, un dolor de estómago de nervios.

Este post es para los nuevos profesionales que tienen una reunión con un cliente.

P.D Hoy es martes y me he acordado de esta canción.

Hoy le ha surgido algo a un cliente y tuve un momento para pensar en las últimas reuniones, han sido muuuuuchas… desde que empezó septiembre vamos a tope porque hay que rendirle cuentas a todos los clientes y los nuevos que consultan cositas.

Me he sentido contenta porque nos hemos alegrado todos de vernos y alguno hasta me ha echado de menos (echar de menos a un abogado… wow!).

Y como se alegraron de verme pensé en compartir esto con aquellos que tienen que hacer una primera reunión con clientes.

¿Lo de la canción? Ah si… es que hoy he escuchado esta canción mientras escribía este post, me pareció muy adecuada para un martes, pensé que sería un bonito detalle que compartiéramos canción este martes.