Planificación de proyectos, historias de una sala de espera.

  • Categoría de la entrada:Noticias

Hablemos de planificación de proyectos.

Mientras escribo estoy en el médico, me aburriría como una ostra esperando si no fuera porque en la sala de espera hablan por teléfono.

Hasta ahí mal.

Porque hay oídos indiscretos, siempre.

En especial si vas a hablar de planificación de proyectos en tu empresa.

La técnica de planificación de proyectos.

El problema que plantea esta persona es que no sabe por dónde empezar.

Si siguiera la metodología de Legal Design Thinking sabría que se empieza pensando para quién lo haces, empatizando y buscando mucha información.

Comienzas descargando una batería de preguntas casi infinitas.

Luego, con toda esa información recopilada empezaría a definir el reto, a definir lo que necesitan.

Y más importante, si de verdad es necesaria esa solución.

Una vez tenemos el proyecto definido pasamos a idear la solución.

Exprimimos el cerebro con el equipo y lo hacemos con todas las ganas del mundo, porque hemos determinado que es necesaria esta solución.

Hay mercado y puede hacer mucho bien.

Una vez tenemos las ideas más óptimas, nos arremangamos y manos a la obra.

La probamos en un mínimo viable.

¿Funcionó?

Si la respuesta es afirmativa mejoramos con las siguientes iteraciones.

Si la respuesta es negativa, vuelta a empezar, que hay que probar cosas nuevas.

Con alegría, que los proyectos están para disfrutarlos.

Lo que le conté

Hay veces que me meto en donde no me llaman.

Soy un poco así, pero en la sala de espera ha sido divertido decirle un par de trucos.

A parte de los que ya le he dicho sugerí que hiciera ciertas preguntas a sus jefes para acotar el proyecto.

Como además es para un cliente final, un cuestionario o algún formulario sería útil para sentirte más seguro.

Le llamaron y creo que le dio pena que ya fuera su cita.

Lo mejor es que ya se imagina que es ser un legal designer

P.D de aburrido a divertido.

Hay veces que esperamos un rechazo de los desconocidos. A veces es una conversación amena y viene bien para mantener controlado eso de ser introvertido.

Hoy no hay dibujo, no tengo nada para dibujar y si música para escuchar. Soul love de David Bowie me acompaña esta vez