En este momento estás viendo Business Canvas: un must de la caja de herramientas.

Business Canvas: un must de la caja de herramientas.

  • Categoría de la entrada:Noticias

En esta entrada te hablo del Business canvas, es una entrada que llevo modificando un tiempo, porque cuenta con un regalo que, bien usado, puedo llevarte por el buen camino.

Pero habrá quien lo entienda.

Y habrá quien no lo entienda.

Bien.

Espero que seas de los que lo entiendan porque me hará ilusión, seguro que a ti también.

¿De dónde sale esta maravilla y para qué sirve?

Esta maravilla fue creada por Alex Osterwalder & Yves Pigneur.

Me encanta esta propuesta visual que conocí de la mano de mi amiga Sara Molina, que ya la habréis visto nombrada en este blog de cuando en cuando.

Ella me guio por las 4 áreas y los 9 bloques que conforman el canvas.

¿Qué aprendí de la manita de Sara?

  • Que hay cosas que hay que pensar, con calma, anotándolas, comentándolas con otras personas y darles cuantas vueltas sean necesarias para entender que estás haciendo y hacia donde vas a ir.
  • Que un modelo de negocio es la base sobre la que se sostendrá la empresa y mejor tener algo bien pensado antes de ir dando palos de ciego y pivotando cada poco tiempo porque vives en el caos.
  • Que los servicios que ofreces tendrán que ir en continua evolución y para ello lo ideal será tener claro el valor que aportas a tu cliente, como creas ese valor y como captas valor.

Claro que, en mi caso, Sara me estaba echando un cable para crear Akme.

Y previamente me pregunto:

¿Por qué lo haces? ¿Para qué? y ¿Cómo?

Estas preguntas son las básicas que deberás hacerte antes de ponerte delante del lienzo.

A estas alturas ya sabrás para que sirve: para detectar o innovar un (tu) negocio.

En resumen: el business canvas es una herramienta visual con la que entender las bases de tu empresa, el por qué, el para qué y el cómo de tu propuesta de valor.

Hacer un business Canvas

El Business Canvas está organizado con una parte más emocional (relaciones con clientes, segmentos de mercado…) una más lógica (recursos claves, actividades costes) y en el centro la propuesta de valor.

Que de eso van ahora las empresas, o deberían ir: de aportar valor.

El principio.

Deberías empezar estableciendo quién quieres que sea tu cliente ¿Cuál es tu segmento de mercado? ¿o cuál me gustaría que fuese?

Una vez sepamos cual es el segmento de mercado, nos preguntaremos: ¿Qué vamos a aportar? ¿Quiero ofrecer a estas personas?

Atipica marketing tiene un antiebook muy gracioso donde te lo dice a la cara, tiene una página que dice porqué le interesas, pero cuando lo lees en realidad ves su propuesta de valor.

Creo que deberíamos decirlo más alto y más claro. Aquí va lo nuestro:

En Akme soñamos con un mundo más justo y comprensivo, eso es un trabajo de muchos, así que a través de este blog damos claves para ello.

Caminando solo llegarás más rápido, pero acompañado llegarás más lejos.

¿Cuál es tu propuesta de valor? ¿Qué estas dando a tus clientes que nadie más pueda? ?Cuales son los problemas que resuelves o satisfaces?

¡Cuéntanoslo en nuestras redes sociales! Seguro que te ayudamos a darle una vuelta al tema, (Twitter, linkedin y esas cosas)

Sobre los clientes

Ahora que ya sabes qué haces, dónde lo haces y a quién te diriges, deberás alcanzar a tu cliente ¿Dónde está? ¿Qué canales debes usar para poder llegar?

Una vez estableces el canal ¿Qué tipo de relación quieres? ¿Serás cercano? ¿Serás muy frío y profesional? ¿automatización o personalización en cuanto a comunicaciones?

Parece una tontería, pero el trato que quieras tener con el cliente atraerá un cierto tipo de persona. Cuando dices «cosas» en voz alta» podrás hacer resonar esas «cosas en las personas».

Es como cuando cuentas historias, son ficción, pero tiene algo de real que te llega y te hace ver lo que llevas dentro. También podemos decirlo como Alan Moore:

«Los Artistas usan mentiras para decir la verdad. Sí, he creado una mentira. Pero, porque lo creíste, encontraste algo verdadero en ti mismo».

Sea ficción o no la historia que cuentes, cuéntala con cuidado, conectarás con aquellas personas que tengan esa parte de verdad en su interior.

Las claves

Para poder tener segmento de mercado, propuesta de valor, canales y relaciones con los clientes necesitaremos recursos clave, aquellos que son necesarios y conditio sine qua non para poder ejercer la actividad (me leéis abogados principalmente dejadme usar un latinismo jaja).

También necesitarás hacer ciertas actividades clave y necesitarás, directa o indirectamente a terceros que te proporcionen recursos o servicios, siendo estas asociaciones clave.

Ingresos y gastos

Por último, tendremos que pensar en los costes que tendremos para ejercer la actividad, y los ingresos que podamos generar.

La aparte de gastos es sencilla, sólo ves «autónomos, profesionales y suministros y ya está».

Los ingresos: valorar tu trabajo.

Ahora, en cuanto a ingresos… amigo, estamos hablando de otra historia.

Esta parte me costó muchísimo, porque nunca me había parado a pensar cuanto cuesta lo que hago, que es lo que quiero ganar y esas cosas. ES lo que tiene lanzarse a la piscina sin un plan.

Además, se junta que lo hago con tanto gusto que siempre digo de corazón «el placer es mío».

Es que es literal adoro lo que hago.

Pero me tenía que poner delante del papel a pensar y planificar, ver la realidad a veces es duro.

Verás.

Tengo este amigo, alguna vez te lo he nombrado, y espero que él sepa quien es, me enseñó una gran lección sobre tema de precios y te lo comparto, porque la sabiduría hay que compartirla.

No es literal pero es algo así:

«Le estas solucionando un problema a una persona que ganará, seguramente, más dinero gracias a ti, ya sea con el apartado visual, ya sea solucionando sus problemas legales […] no cobrar lo adecuado es no dar suficiente valor a lo que haces y eso podría ser contraproducente»

En este punto deberías entender que tu propuesta de valor es eso, algo que proporciona bienestar o deleite a otra persona, porque es útil o apto.

Por lo que, aunque te diviertas, no te hacen un «favor» contratándote, ten claro que han confiado en ti porque tu propuesta es adecuada y has sabido decirlo.

Con el tiempo he visto que a muchos profesionales increíbles les pasaba lo mismo, que no sabían cuanto cobrar, he compartido con ellos estas palabras, a la mayoría le ha servido, espero que a ti también.

Conclusión del Business Canvas.

Esta herramienta visual es algo que debes realizar con mimo y cariño, siéntate, establece unas buenas bases e investiga el mercado donde te vas a mover.

Aquí otras ideas que te serán útiles:

  • El conocimiento es poder.
  • Piensa en como será ese negocio ideal y marca una ruta para llegar a él.
  • Apóyate en este modelo de negocio para crear los procesos de la empresa (cómo se recibe al cliente, los precios de los servicios, compara los recursos clave)
  • No sobre planifiques, déjate algo de margen para improvisar.

Ahora te dejo por aquí el nuestro con colorinchis para que puedas jugar con él:

Un P.D muy directo sobre «Mejor hecho que prefecto».

Mira, seré muy directa: odio esa frase.

En un principio yo también pensé «pues si», falla rápido y barato, levántate y a seguir la rueda.

Tiene su aquel.

Un producto mínimo viable es buena idea. Sí, lo veo.

Pero muchas veces lo que me encuentro es un CMI (churro mínimo inviable).

Creo que es debido a una falta de reflexión o de estudio del mercado que lleva a un fracaso y, a veces, a uno brutal.

Por tener tantas ansias de tirarse a la piscina no han validado lo suficiente las ideas por lo que todo sale mal.

Tampoco te digo que practiques la inacción por estar sobreplanificando las cosas, pero si algo intermedio ¿no crees?

Aquí el ejemplo práctico: quiero un dibujo de dos amigos.

Ten

¿Está hecho no?

Podría hacer eso unos segundos o podría hacerte esa misma idea en 5 minutos.

Está «bien» hecho, que no perfecto, porque ya te digo yo que en 5 minutos no haces un dibujo perfecto y este se mejora por todos lados.

Lo dicho: un termino medio.

Mi consejo no solicitado: cuando te entren muchísimas ansias de saltar a la piscina, piensa:

«Vísteme despacio que tengo prisa».

O aprende un poco de legal design thinking.

El P.D Bonito

Hemos lanzado la academia de las chicas de nolgaltech, ya te contaré en el siguiente post sobre él, pero ya que estamos con academias he terminado el programa de lo que quiero enseñarte sobre legal design thinking.

En nada lanzaré esa idea ¿nerviosa? sí, mucho. Tengo tantas cosas que enseñarte y que contarte ¿podremos hacerlo con un café? Sería ideal.

Mare